viernes, 17 de octubre de 2008

PARAFILIAS


En la sexología moderna hay dos maneras de definir el término "parafilia":

1) el deseo patológico hacia personas que no consienten o a las que se les produce algún daño. Por ejemplo la pedofilia, el sadismo, el exhibicionismo y el voyerismo son orientaciones patológicas del deseo.

2) la necesidad obsesiva de realizar ciertas conductas sexuales normales (lo que la psiquiatría del siglo pasado llamaba aberraciones, perversiones o conductas desviadas) como la masturbación, la homosexualidad tanto masculina como femenina, la bisexualidad, la transexualidad, la gerontofilia (y su versión femenina, la graofilia) y el sexo oral (cunilingo, anilinguo y felación), por nombrar algunos. Lo que determina la parafilia es la necesidad de realizar exclusiva y obsesivamente estos actos para lograr el placer sexual.

La liberación sexual de los años sesenta ha contribuido a enmarcar la idea de "parafilia" a situaciones más concretas y delimitadas. Hasta mediados de los años setenta, la Asociación Estadounidense de Psiquiatría consideraba desviado a todo acto sexual que no fuera la penetración del pene en la vagina (estos americanos...) Desde entonces esa asociación ha tratado de actualizar permanentemente (a la luz de las últimas investigaciones y progresos en este campo) el listado de lo que antes se consideraba un trastornos psicológico.

A saber:

Abasiofilia: la pareja debe ser coja.
Acomoclitismo: excitación por genitales lampiños o depilados.
Acrotomofilia: fantasía de tener relaciones con una persona que posee un miembro amputado.
Actirastia: excitación sexual proveniente de la exposición a los rayos del sol.
Afalacia (aphallatia): celibato.
Agenobiosis: una pareja casada que convive sin tener relaciones sexuales (¡¡¡!!!).
Agonophilia: excitación proveniente de una lucha con la pareja.
Agrexofilia: excitación proveniente de saber que otros saben que el sujeto está realizando una relación sexual.
Albutofilia: excitación proveniente del contacto con el agua.
Agorafilia: realizar el acto sexual en lugares públicos.
Algomanía: placer ligado al propio sufrimiento físico. Se diferencia del masoquismo por la ausencia del componente erótico.
Aloerastia: uso de la desnudez de otra persona para excitar a la propia pareja.
Altocalcifilia: atracción por los zapatos con tacones altos.
Alveofilia: atracción por tener relaciones sexuales en una bañera.
Alvinolagnia: fetichismo por el estómago (stomach fetish).
Amatripsis: masturbación realizada frotando entre sí los labios de la vulva.
Amaurofilia: preferencia por una pareja ciega.
Amelotasis: atracción sexual por la ausencia de un miembro.
Amokoscisia: excitación por el deseo de latigar o castigar a la pareja sexual
Amomaxia: realizar una relación sexual dentro de un automóvil estacionado.
Anastimafilia: atracción por personas de altura diferente a la propia (más altas o más bajas).
Analismo: Concentración en la región anorrectal.
Androginofilia: atracción sexual por personas andróginas (que posee simultáneamente caracteres masculinos y femeninos). No es lo mismo que bisexualidad.
Androidismo: excitación con muñecos o robots con aspecto humano.
Andromimetofilia (andrós: 'hombre'; mimetós: 'imitable'; filós: 'atracción'): la pareja debe ser una mujer travestida como hombre.
Anulingo, analingus o analinctus, anofilemia, beso negro o rímming ('hacer el aro, bordear'): sexo oral sobre el ano y el perineo (o periné: la zona entre los órganos genitales y el ano). Penetración del ano con la lengua. Del latín anulingo, de anus: 'ano' y lingô, lingere: 'lamer' (lingua: 'lengua'). El verbo correspondiente es anulingar.
Anisonogamia: atracción por una pareja sexual mucho más joven o mucho mayor.
Anocratismo: penetración anal.
Anofelorastia: profanación de objetos considerados sagrados. (Ver hierofilia.)
Antolagnia: excitación por oler flores.
Apotemnofilia: excitación por la idea de ser amputado.
Aracnofilia: juego sexual con arañas.
Arrenotigmofilia (arrhenothigmophilia): ninfomanía.
Arsometría: sexo anal.
Astenolagnia: atracción por la humildad, la humillación o la debilidad sexual.
Asfixiofilia (estrangulación erótica): el estímulo es estrangular, asfixiar o ahogar a la pareja durante el acto sexual, con su consentimiento y sin llegar a matarla.
Asinodia: celibato debido particularmente a la impotencia
Audiolagnia: el estímulo principal proviene de la audición.
Autagonistofilia: el estímulo es ser visto por otras personas durante el acto sexual. Autoasasinofilia: fantasía masoquista de ser asesinado.
Automasoquismo: inflingirse sufrimiento físico. Ver masoquismo.
Automisofilia: atracción por ser ensuciado o corrompido.
Autonepiofilia: el estímulo es utilizar pañales y ser tratado como un bebé.
Autopederastia: insertar el pene en el propio ano. (Esto, más que una parafilia, vendría a ser un talento...)
Autoungulafilia: rascamiento doloroso de los propios genitales.
Avisodomía: relación sexual con aves (gallinas, etc.)
Axilismo: masturbación dentro de la axila.
Barosmia: excitación por el olfato.
Basoexia: excitación producida por el beso.
Belonefilia: excitación producida por el uso de agujas.
Biandria o bivirismo: relación sexual entre una mujer y dos hombres.
Biastofilia (raptofilia, violación): la pareja no debe consentir al acto sexual, o estar aterrorizada, luchar, etc.
Bihari (cirugía): cortar el ligamento situado encima del pene para hacerlo aparecer más largo. Bisexualidad, ambisexualidad o anfisexualidad: atracción sexual hacia personas de cualquier sexo. No se debe decir bisexualismo, porque en este caso la terminación "ismo" resulta peyorativa.
Blastolagnia: persona atraída por mujeres muy jóvenes.
Bondage (de 'atar' en inglés): práctica sexual sadomasoquista en la que uno de los participantes permanece atado.
Botulinonia: el uso de un embutido (salchicha o chorizo) como consolador.
Bouginonia: masturbación femenina con consolador para estirar la vagina.
Braquioprosis (erotismo braquioprótico): una forma profunda de físting donde todo el brazo penetra el ano.
Candalagnia o candaulismo: excitación por ver a la pareja copulando con otra persona. Capnolagnia o capnogalia: excitación sexual producida por ver la manera en que la otra persona fuma.
Catafílico (catafilista): hombre que se somete a una mujer.
Chemise Cagoule: camisón grueso con un agujero para el pene.
Chezolagnia: masturbación durante la defecación. (Ver coprofilia.)
Cinofilia: excitación por tener relaciones sexuales con un perro. Del griego kinos: 'perro'.
Ciprieunia (cyprieunia): sexo con una prostituta. Probablemente proviene de cyprius: isla de Chipre, donde (dicen las malas lenguas) abundarían las prostitutas.
Clastomanía: la excitación proviene de romperle a la pareja la ropa puesta.
Cleptolagnia (cleptofilia): gratificación sexual y erótica proveniente del robo.
Clismafilia: la excitación depende de recibir un enema (del griego clistér: 'lavativa').
Clitorilingus: lamer el clítoris.
Coitobalnismo: sexo en una bañera.
Coitolimia: intenso deseo sexual
Coitofobia: asco, miedo u odio por la relación sexual (generalmente con buenas excusas bien racionalizadas)
Coitus analis: penetración por el ano.
Consuerofilia: coserse zonas de la piel con aguja e hilo para obtener placer sexual.
Coprofemia: excitación sexual proveniente de decir obscenidades en público.
Coprofilia (coprolagnia): el uso de excremento en la práctica sexual (ya sea observando cómo defeca otra persona o untándose excremento sobre el cuerpo).
Coprolalia: estimulación sexual mediante el uso de malas palabras.
Cratolagnia: excitación provocada por la fuerza de la pareja. Del griego kratos: 'poder'. Crematistofilia: el estímulo es tener que pagar por sexo o ser robado por la pareja. Criptoscopofilia: deseo de ver la conducta (no necesariamente sexual) de otras personas en la privacidad de su hogar.
Cunilalia: hablar acerca de los genitales femeninos. Del latín cunnis: 'coño, vulva'.
Cunilingo, cunilingo, gamahucheur: sexo oral sobre el clítoris, la vulva y la vagina. Del latín cunnilingo, de cunnis: 'coño, vulva' y lingô, lingere: lamer (lingua: 'lengua'). El verbo correspondiente es cunilingar.
Cyesolagnia: fetiche con embarazadas.
Dacrifilia o dacrilagnia: excitación sexual por ver lágrimas en los ojos de la pareja.
Dendrofilia: realizar el acto sexual contra un árbol.
Dismorfofilia: atracción a personas deformadas.
Ducha romana: vomitar sobre la pareja, generalmente después de haber bebido vino u orina. Ecdemolagnia: excitación proveniente de viajar o estar lejos del hogar.
Ecdiosis (ecdyosis): excitación proveniente de desnudarse ante desconocidos.
Ecorchement: 'flagelación' en francés.
Elefilia: obsesión sexual por los tejidos.
Electrofilia (electrocutofilia): el uso de suaves choques eléctricos en la práctica sexual.
Emetofilia: excitación sexual proveniente del acto de vomitar.
Enditofilia (endytophilia) o enditolagnia: excitación por la pareja vestida.
Eonismo: ponerse ropas del sexo opuesto. Proviene del travesti francés Chevalier D'Eon. Eopareunia: situación en que una persona muy joven tiene relaciones sexuales.
Episioclisia: infibulación (colocación de un anillo u otro obstáculo en la vulva para impedir la penetración). Coser los labios mayores de la vulva.
Erotofobia: desagrado por todo lo sexual.
Erotolalia: estimularse sexualmente solamente hablando acerca de sexo (sin concretar la relación).
Escopofilia (escoptofilia, escoptolagnia, mixoscopía): el orgasmo depende de mirar abiertamente a otras personas en el acto sexual (no subrepticiamente como en el voyeurismo).
Esmegma ("quesito"): secreción blancuzca que se acumula debajo del prepucio (en el canal bálano-prepucial). la creencia de que puede producir enfermedades se utilizó en EE.UU. como argumento a favor de la circuncisión infantil.
Espectrofilia: coito con espíritus o excitación producida por la imagen en el espejo. Espermatorrea (polución nocturna, sueño húmedo): eyaculación mientras se está dormido y teniendo un sueño erótico. Este término se utilizaba médicamente en la era en que esta actividad normal era clasificada erróneamente como una patología.
Estigmatofilia: excitación ante tatuajes, agujereamientos (píercing), sacrificios o cicatrices. Exhibicionismo: asustar a otros mediante la exposición del cuerpo desnudo (o de alguna de sus partes). En las películas recordamos el clásico paseante de los parques que al divisar una víctima abre de golpe su gabardina para mostrar los genitales. También es exhibicionismo la necesidad de ser visto para poder llevar a cabo el coito.
Exofilia o neofilia: fetiche por lo inusual o bizarro.
Falofilia: fetiche o preferencia por un pene (especialmente grande).
Félching: succión del semen contenido en la vagina o en el ano luego de haber sido eyaculado. También significa insertar animalillos enteros dentro del ano o la vagina (que le pregunten al hamster de Richard Gere...).
Fetiche: un objeto que reemplaza a las personas como objeto primario del deseo.
Fetichismo, parcialismo o idolismo: necesidad de objetos para poder excitarse. Normalmente el o la fetichista se masturba con estos objetos. En esta parafilia la persona necesita de objetos no vivos (ropa, cabellos, uñas) o partes vivas de una persona (pies, nalgas, manos) para efectuar la excitación, la masturbación o el coito. Entre los fetiches inanimados los hay duros (de caucho o cuero) y blandos (pieles, plumas, lenceria). Otros objetos utilizados son: zapatos de tacón, vibradores, medias, etc.
Físting (del inglés fist: 'puño'): insertar el puño o el antebrazo dentro del recto o la vagina. Ver braquioprosis
Flatofilia: excitación proveniente del olor de los gases intestinales propios o de la pareja.
Formicofilia (latín formîca: 'hormiga'): el estímulo es el reptar de insectos o animales pequeños (hormigas, caracoles, gusanos, etc.) sobre los genitales.
Fratrilagnia: relación sexual incestuosa con un hermano o hermana.
Frotismo (froteurismo): la persona obtiene placer sexual únicamente refregando sus genitales contra personas desconocidas, aprovechando lugares muy congestionados, como manifestaciones populares, bus o colas de espera.
Fúrtling: excitarse metiendo un dedo a través de un agujero cortado en la zona genital de una foto o dibujo.
Gerontofilia (del griego geron, gerontos: 'anciano'): atracción sexual de una persona joven por un hombre de edad mucho mayor. Puede ser heterosexual u homosexual. La diferencia de edad socialmente permitida tiende a aumentar, por lo que este término se utiliza cada vez menos. Hoy la gerontofilia se considera una discriminación contra las personas maduras, basada en la errónea idea de que la sexualidad desaparece en la vejez. La atracción de jóvenes por mujeres maduras se llama graofilia y la atracción tanto por ancianas como por ancianos se llama cronofilia. Gomfipotismo: excitación provocada por los dientes.
Grafolagnia, iconolagnia o pictofilia: el estímulo primario son las fotos o cuadros eróticos.
Gregomulcia: excitación por ser manoseado por una persona desconocida en una multitud. Haptosis: manoseo sexual no consentido.
Harmatofobia: miedo a la incompetencia sexual o a cometer errores.
Hebefilia: atracción por niñas púberes. De Hebe, diosa romana (¿o griega?) de la juventud, copera de los dioses.
Hemotigolagnia: fetiche por tampones usados.
Hibristofilia: fantasear con tener relaciones con un violador. O la imitación o puesta en escena de una violación.
Hierofilia: atracción sexual por objetos sagrados (especialmente la masturbación con cruces).
Hifefilia: la excitación depende de la posesión de algún objeto ajeno: ropa, cabellos, piel, etc. Higrofilia: excitación producida por los fluidos corporales. Del griego igrós: 'humedad' .
Hiperfilia: deseo sexual "excesivo".
Hipofilia: sexualidad inhibida.
Hirsutofilia: atracción por el vello.
Homiliofilia (del griego omilía: 'sermón'): excitación sexual producida por predicar una religión a una persona sencilla y fácil de convencer de cualquier cosa. Masturbación secreta durante una ceremonia en un templo religioso.
Iatronudia: excitación por desnudarse ante el médico, generalmente fingiendo una dolencia. Incesto: relación sexual entre parientes cercanos (especialmente convivientes) del mismo o distinto sexo.
Infantalismo (anaclitismo): la única excitación proviene de imitar a un niño.
Insuflación erótica: soplar aire dentro de la vagina, el ano o la uretra.
Kabbazah, sexo cabaza: sexo tántrico (pero no hindú sino árabe), donde el hombre hace el papel pasivo y la mujer el activo.
Knismolagnia: excitación sexual producida por las cosquillas.
Lactafilia: excitación por los pechos que amamantan.
Lagnocolisis: celibato, ausencia de vida sexual.
Leptosadismo: forma suave del sadismo.
Lámbitus u oralismo: sexo oral.
Lectolagnia: la única excitación proviene de la lectura de textos de contenido erótico. Lesbianismo, cimbalismo, ginecocigismo, homofilia femenina, homosexualidad femenina, tribadismo (tribo: 'frotar'): atracción sexual de una mujer por otra.
Ligerastia: poder ser excitado sólo en la oscuridad.
Lluvia dorada, ducha dorada, urofilia, ondinismo: la única excitación proviene de orinar o ser orinado por la pareja (generalmente, por razones de limpieza, se realiza en la ducha).
Macrofilia: el único estímulo son las personas grandes o rollizas.
Macrogenitalismo: excitación por un macrofalo (pene muy grande, de más de 20 cm).
Maieusiofilia: atracción por una mujer embarazada.
Martimaclia (martymachlia): sexo grupal. Excitación por ser observado por otras personas durante la relación sexual.
Masoquismo (duololagnia): placer ligado a la propia humillación o sufrimiento físico (cachetadas, latigazos, pellizcos) o moral (humillación). Proviene del nombre del novelista austríaco L. Sacher-Masoch. Se diferencia de la algomanía por la presencia del componente erótico.
Mastix: mujer sádica.
Matrilagnia o matrincesto: relación incestuosa entre la madre y su hijo o hija.
Matronolagnia: excitación sexual provocada por una pareja mujer mucho mayor.
Mazofalacia (mazophallate): frotar el pene entre los pechos.
Melolagnia: excitación sexual provocada por la música (no necesariamente con letras eróticas). Del griego melos: 'música').
Mènage a trois [menásh a tguá]: trío. Esposo y esposa en una relación sexual con un tercero. Menstruofilia o menofilia: fetiche por una mujer menstruando.
Merintofilia: excitación sexual provocada por estar atado.
Microfilia: el estímulo son las personas pequeñas o enanas.
Microgenitalismo: excitación por un microfalo (un pene de menos de 10 cm en erección). Miscegenación: sexo entre personas de distintas razas. Lo mismo que alotriorastia y sexo interracial.
Misofilia: fetiche por ropa sucia u objetos asquerosos; por ej. tampones usados.
Morfofilia: fijación sexual en personas con ciertas características físicas (sólo rubios, sólo gordas, etc.).
Moriafilia: excitación provocada por chistes sexuales. Éstos se utilizan como un instrumento de seducción, para crear una atmósfera permisiva.
Mucofagia: comerse los mocos.
Necroclesis: realizar el acto sexual con un cadáver femenino.
Necrofilia: la pareja sexual debe ser un cadáver.
Neofilia o exofilia: fetiche por lo inusual o bizarro.
Nepiofilia (nepiolagnia): la pareja debe ser un infante del sexo opuesto.
Nepirastia: excitación proveniente de tener alzado a un bebé, a veces experimentado por mujeres mayores sin hijos.
Niddah: abstención de sexo durante diez días con el fin de aumentar el impulso sexual durante el resto del mes.
Ninfofilia: atracción sexual de un adulto por una adolescente. Puede ser heterosexual u homosexual.
Ninfomanía: hipersexualidad femenina. En latín también se la llamaba furor uterinus. Ninfolepsia: estado de trance inducido por fantasías eróticas.
Normofilia: excitación exclusiva por los actos considerados normales por la propia religión o sociedad.
Nosolagnia: excitación proveniente de saber que la pareja tiene una enfermedad terminal. Oclofilia (ochlofilia): excitación ante una multitud de personas reunidas.
Odaxelagnia: excitación al morder o ser mordido por la pareja.
Odofilia: excitación producida por un viaje. Del griego odós, odisea: 'viaje'.
Ofidiofilia: excitación provocada por serpientes.
Omolagnia: excitación provocada por la desnudez.
Olfactofilia: excitación debida al olor de la transpiración, especialmente de los genitales.
Onanismo: erróneamente significa masturbación, pero en realidad es coito interrumpido (eyaculación fuera de la vagina). Onán es un personaje mitológico de la Biblia, a quien la Tierra tragó vivo por no haber querido dar un descendiente a su cuñada viuda.
Ozolagnia: excitación sexual por olores fuertes.
Parafilia: excitación sexual proveniente de objetos o actos inusuales o socialmente inaceptables. Parcialismo: atracción sexual por sólo una parte del cuerpo de la pareja: pies, manos, pechos, etc. Partenofilia: atracción sexual por una virgen. En la actualidad esta parafilia es común entre personas de religión católica.
Patrilagnia o zigatría: relación sexual incestuosa entre padre e hija/hijo.
Pederastia (del griego paiderastía): penetración anal de niños varones (paîs, paidós, niño). Por extensión: sodomía.
Pedicación: penetración anal en general.
Pediofilia: sexo con muñecas.
Pedofilia: sexo con menores (del griego paîs, paidós, 'niño'). La pedofilia es una de las pocas conductas sexuales que se considera "mala", porque puede hacer daño psíquico a una niña o a un niño, personas en formación. No es como el resto de las conductas sexuales diferentes (fetichismo, gerontofilia, urofilia), que no hacen daño físico ni moral a nadie.
Peodeictofilia: exhibición del pene (ver exhibicionismo).
Perversión: acto sexual que difiere de lo que se cree normal; parafilia
Picacismo: introducción de alimentos en alguna de las cavidades del cuerpo con el fin de que la pareja los recupere con la boca.
Pigmalionismo, agalmatofilia, galateísmo o monumentofilia: atracción sexual por estatuas o maniquíes desnudos. Proviene de Pigmalión, personaje mitológico griego que se enamoró de una estatua de su propia creación.
Pigofilia: excitación por el contacto con las nalgas.
Quadoshka: manera de sexo tántrico de los indios norteamericanos.
Podafilia: el estímulo fetichista son los pies (pódos).
Poliandria: relación sexual entre una mujer y varios hombres.
Psicrofilia: excitación debida al frío o a ver a personas con frío.
Pubefilia o ginelofilia: excitación producida por el vello pubiano.
Pungofilia: necesidad de ser pinchado con el fin de obtener placer sexual.
Quinunolagnia: excitación sexual por ponerse en situaciones de peligro.
Rabdofilia: excitación al ser flagelado o latigado.
Renifleurismo: excitación debida al olor de la orina.
Retifismo: fetiche por los zapatos.
Sadismo: experimentar placer erótico al provocar dolor físico o humillación en la pareja. Se diferencia de la algolagnia por la presencia del componente erótico. Hay una sustitución del coito por estas acciones. Existe sadismo independientemente del consentimiento de la pareja. En el caso del no consentimiento, esta es un parafilia muy desagradable que puede llevar a delitos sexuales como la violación y la tortura. El leptosadismo es su forma 'suave'.
Salirofilia: ingestión de saliva o sudor (fluidos con algún contenido de sal).
Saliromanía: ensuciar o dañar la ropa de la pareja. (Ver clastomanía.)
Satiriasis (donjuanismo): condición compulsiva en un hombre de tener relaciones con diferentes personas, de manera promiscua y sin estar enamorado. No equivale a gigoló (quien recibe una paga). El sátiro es un personaje de la mitología griega.
Seudolismo: Sexo intergeneracional: relación sexual entre dos personas en la que una de ellas tiene por lo menos el doble de edad que la otra (20-40, 30-60, 40-80).
Sifnianizar: masturbar por el ano.
Sinforofilia: excitación sexual por organizar un accidente (por ej. automovilístico)
Sodomía: sexo anal. Antiguamente se decía concúbito contra natura (contra el "orden natural"), debido a la creencia en la existencia de un orden divino que sólo incluía la penetración vaginal. Puede ser heterosexual (anomeatia) u homosexual (androsodomía). El término proviene de Sodoma, ciudad palestina a orillas del Mar Muerto que la mitología cree destruida por un incendio divino debido a la falta de hospitalidad hacia los forasteros (y no debido a la promiscuidad de sus habitantes). Probablemente fue destruida por un terremoto y una inundación de asfalto producidos aproximadamente en 1900 a.C.
Somnofilia: acariciar y realizar sexo oral a una persona dormida hasta despertarla.
Sotadismo: sexo anal.
Sucusturpación: masturbación que se practica a través de la succión de los propios senos. Sudorofilia: atracción por el sudor de la pareja.
Swingerismo (swinger: 'desinhibido'): intercambio de parejas.
Tafefilia: excitación proveniente de ser enterrado vivo.
Thlipsosis (zlipsosis): excitación proveniente de los pellizcos.
Tragolimia: deseo sexual compulsivo sin tener en cuenta el atractivo de la pareja.
Travestismo o deolismo: la persona necesita vestirse con ropas del sexo opuesto para lograr el placer sexual. Es el caso de Edgar J. Hoover (1895-1972) el director del FBI. No se debe confundir con el travestismo homosexual masculino utilizado exclusivamente para ejercer la prostitución (en ese caso la ropa femenina es un uniforme de trabajo). Tampoco se considera como parafilia el caso del transexual que sólo adecua su vestido a su identidad de género (lo cual hoy se considera una variedad de la identidad sexual).
Tribadismo (lesbianismo, homofilia femenina): frotamiento de los genitales femeninos entre sí (tríbo: 'frote o rozamiento').
Triolismo (de "trío") o troilismo (del francés trois): la excitación depende de observar a la propia pareja teniendo relaciones con una tercera persona.
Tripsofilia (tripsolagnia): excitación por ser masajeado o por hacerse lavar el cabello.
Vampirismo: excitación sexual proveniente de la extracción de sangre.
Vincilagnia: excitación por hacerse atar (en inglés bondage).
Voyeurismo: el estímulo primario es ver a otras personas dedicadas al acto sexual de manera subrepticia (no evidente como en la escopofilia).
Zoofilia (bestialismo): el uso de animales en la práctica sexual.
Zwischenstufe (en alemán): excitación sexual entre personas del mismo sexo.


¡¡¡Ala!!! Ya sé que no son todas las que están, ni están todas las que son...si sabeis de alguna más la comentais ¿OK? ¡A disfrutar!

11 comentarios:

Pequeñaja dijo...

Muy instructivo, sí señor!!!
Me identifico con unas cuantas...

Cascabel dijo...

¡¡¡Ja,ja,ja,anofelorastia!

Supersonic-Man dijo...

¿Y el amor? ¿Dónde está el amor? Insensibles.

hollín dijo...

Si le ponen nombre a todo! Con esos nombres hasta las cosas más normales parecen perversiones, por unas cuantas que he leído resulta que yo también soy una "perversssa" (acordaros de la fonética utilizada por José Luís López Vázquez en "Atraco a las 3", claro, por cierto que tenemos pentiente un visionado en grupo de la misma).
Qué curioso!

Supersonic-Man dijo...

Por cierto te falta una que siempre me intrigó....
Oculolinctus
http://fanzinosis.blogspot.com/search?q=maruo

Supersonic-Man dijo...

Perdón, quería decir
http://fanzinosis.blogspot.com/2007/11/oculolinctus.html

PAYMON dijo...

Pues sí, pues sí, quien más quien menos...

Lampir dijo...

Genial. Muy elaborada la lista de parafilias. Me quedo con el furor uterinus y la afición de Richard Gere con los hamters.
En otra ocasión hay que hacer tb un repaso de rumores, bulos o medias verdades de este tipo relativos a famosos, que hay unas cuantas.

PAYMON dijo...

¿ACASO NO ES CIERTO LO DEL HAMSTER?

Lampir dijo...

A mi siempre me pareció una leyenda urbana. Se decía que Richard Gere tuvo que acudir a urgencias porque el hamster se atascó en el ano o incluso se asfixió por haberlo introducido demasiado y necesitaba ayuda médica para extraerlo. Teniendo en cuenta que R.Gere se le ha considerado un sex-symbol la noticia da mucho juego... Quien sabe si eso pudo ser verdad.

PAYMON dijo...

Ayuda médica...para el hamster, supongo!